Cada día, los voluntarios de Misericordia sacan sus fuerzas en la oración personal y comunitaria.

  •  La misa diaria

Fuente y cumbre de la vida de la Iglesia, los misionarios se alimentan cada día de la celebración de la Eucaristía. Conforme con cada lugar de misión, van a la misa de la parroquia que los recibe.

 

  •  Adoración del Santísimo Sacramento

Cada misionario saca en Jesús las fuerzas para el apostolado. Es la oportunidad para cada uno de encomendar los sufrimientos del barrio y de cada persona conocida. La Adoración es silenciosa.

 

  •  La oración del rosario

Oración mas personal, cada uno, durante el día, encontrara un momento adecuado para vivir un encuentra de corazón a corazón con el Cristo por María.

 

  •  La Liturgia de las Horas

Misericordia se une cada día a la oración de la Iglesia a través de las Laúdes y las Completas. Es la oportunidad para cada misionario de empezar y terminar cada día juntos.