Misericordia quiere implementar estructuras para mejorar el acceso a la salud por medio de una clínica comunitaria y de una farmacia solidaria. A través de este proyecto, nuestros objetivos son: permitir a las personas en situación de vulnerabilidad y aislamiento el acceso a la atención primaria de salud; reducir el impacto de las enfermedades que pueden prevenirse, especialmente en niños menores de 15 años; proponer cursos de higiene, nutrición y educación sexual en el amor.