Antes de la salida, la formación de los voluntarios esta asegurada por la DCC (Delegación Católica para la Cooperación).

Se lleva a cabo en varias etapas:

–  Una formación intercultural de un fin de semana: sus motivaciones, el desarrollo, la interculturalidad.

–  Una sesión de orientación que les permitirá construir su proyecto de voluntariado. Al final de la sesión, la DCC le dirá si su solicitud esta aceptada para efectuar una misión de voluntariado internacional.

–  Un cursillo de iniciación (8 a 10 días) durante el cual se discutirán los aspectos contextuales, profesionales y personales.

 

Durante su estancia, el voluntario esta seguido por un director de misión. El se mantiene en contacto por mail, y teléfono si es necesario. También hace una visita por ano para ver en que punto esta el voluntario y revisar su situación para facilitar de ese modo la misión subsiguiente.

Al regresar, el voluntario esta invitado a participar a una sesión de regreso para un debriefing y será relacionado con los ex voluntarios para facilitar la reintegración, de vuelta a Francia.

 

Además, de regreso en Francia, se propone a cada voluntario, el día antes o después de la sesión de regreso, un día de ayuda a la búsqueda de empleo, co-animada por empleados de ONG y profesionales que trabajan en los Recursos Humanos y que conocen la especificidad profesional del voluntariado.